LO MEJOR DE FIJI

Viti Levu y las Islas Yasawa y Mamanukas

Por fin estoy cumpliendo el sueño de visitar las Islas Fiji. en el Pacifico sur, objetivo? buceo con tiburones toro en Bequa Lagoon y ademas conocer los paisajes y la cultura Fiyiana, sus gentes amables y  educadas, siempre con una sonrisa en la cara.

Este archipiélago de más de 330 islas ofrece playas de ensueño, mares limpios y cálidos cuajados de arrecifes de coral repletos de vida marina, una naturaleza exuberante y una cultura sincrética que incluye los rasgos propios de la Melanesia

Un mes en Fiji solo para conocer Viti Levu, la isla principal y las Yasawa y Mamanucas, espero poder volver algún dia y conocer Vanua Levu y las islas que la rodean.

FIJI

Lo mas importante en Fiji es conocer el saludo, BULA, hola, como estas, bienvenido, el significado es amplio, y VINAKA, gracias, continuamente otras estas palabras acompañadas de una sonrisa.

El país, con poco más de 900.000 habitantes, no es sólo famoso por sus paisajes, fondos marinos y playas. Los fiyianos han sido considerados por muchas publicaciones del sector del turismo como de los pueblos más amables del mundo. No time; o tiempo fiyiano. La vida tranquila y relajada es una de las normas; la siesta de al medio día es casi una religión y las viejas costumbres como beber la Kava, una bebida elaborada por la fermentación de raíces que forma parte de la cultura local. Si te invitan a una ceremonia Kava no pierdas la oportunidad de asistir. Es una de las mayores muestras de hospitalidad en las islas y una buena forma de conocer la cultura local; porque tras la Kava y su ligero efecto narcotizante vienen las viejas historias, las leyendas y los mitos que se remontan a las épocas en las que los isleños no sólo eran de los mejores navegantes del Pacífico, sino también ávidos guerreros devoradores de carne humana.

NADI A LAS ISLAS YASAWA Y A LAS MAMANUKAS

El traslado entre islas sube un poco el precio de un viaje debido a que tienes que desplazarte entre islas. En Fiji, si quieres visitar varias islas, tienes  el Bula Pass, una tarjeta de transporte que te permite viajar entre islas a un precio reducido. El más barato es el pase para cinco días que cuesta unos 180 euros; el más caro, que da acceso durante 15 días por unos 325 euros. El Bula Pass conecta una treintena de puntos de las Islas Yasawa y Mamanuca desde el puerto de Danarau. El Bula Pass lo puedes comprar on Line, en el aeropuerto y en la mayoría de los hoteles.

Lo mejor de dedicar un par de días a las Yasawa es que puedes sumergirte de lleno en la cultura local y visitar islas prácticamente vírgenes a las que las hordas de turistas apenas llegan. Las Mamanuca son un buen destino para mochileros con ganas de fiesta y alcohol, aunque hay lugares fascinantes como el Arrecife de Malolo, un verdadero paraíso para hacer snorkel o buceo. Las Yasawa son otra cosa. Tienes como grandes alicientes las mismas playas paradisíacas que en Viti Levu, pero tranquilas, solitarias y silenciosas. Si puedes dedicarle al menos tres días te recomendamos visitar una o dos islas; si tienes la oportunidad de dedicarle una semana puedes hacer varios saltos. Las mejores y más salvajes son Waya y Wayaseva (están unidas por un pequeño paso de arena) y Nacula, dónde se rodó la mítica película ‘El Lago Azul’; en este verdadero paraíso se combinan preciosas playas, montañas cubiertas de vegetación y aldeas de pescadores. Ideal para hacer snorkel.

NADI A SIGATOKA, la costa de coral

Nadi es la puerta de entrada de la isla de Viti Levu. Aquí se encuentra el aeropuerto internacional y, también, los primeros resorts que ocupan la costa oeste y suroeste. En Nadi hay un par de cosas que ver: el templo hindú de Sri Siva Subramaniya, un curioso mercado tradicional, las termas de lodo medicinal de Sabeto (con vistas sobre la Montaña del Gigante Dormido) o imponentes manglares. Un lugar interesante para conocer la idiosincrasia local es la Fiji Culture Village (Tel: +679 6200116; E-mail: res@fijiculturevillage.com), un parque etnográfico que hace exhibiciones de los principales elementos de la cultura tradicional del país. También muy cerca de Nadi se encuentran los primeros grandes resorts turísticos que adelantan la cercanía de la Costa del Coral: Más allá de Momi Bay se extienden 80 kilómetros de costa repleta de bahías escondidas, playas de arena blanca y arrecifes de coral que forman impresionantes lagunas de agua tranquila y transparente. El paraíso propiamente dicho. En esta parte de la isla se concentran buena parte de los hoteles y grandes resorts. Más allá de las playas hay otros atractivos naturales como el Parque Nacional Dunas de Sigakota, el Fuerte de Tavuni (una increíble fortificación tribal anterior a la llegada de los europeos), o los Manglares de Navosa Beach. Pero las protagonistas de esta parte de la isla son las playas. Imponentes arenales blancos en los que el bosque llega casi a orillas del mar. Las imprescindibles son Natadola, Namuka, Bahía Sovi y Black Rock. Pero las pequeñas calas y los recovecos están a la vista: basta conconducir tranquilo por la Queens Road en dirección a Suva. El coral forma una especie de piscina de 80 kilómetros de longitud donde se puede hacer snorkel.

Pulsar para ampliar

Otra tradición en Fiji es la siesta del mediodía algo en lo que los españoles tenemos experiencia y la disfrutamos como un Fijiano más.

Si te invitan a una ceremonia Kava no pierdas la oportunidad de asistir. Es una de las mayores muestras de hospitalidad en las islas y una buena forma de conocer la cultura local; porque tras la Kava y su ligero efecto narcotizante vienen las viejas historias, las leyendas y los mitos que se remontan a las épocas en las que los isleños no sólo eran de los mejores navegantes del Pacífico, sino también ávidos guerreros devoradores de carne humana.

Los modernos edificios de Suva se mezclan con las viejas construcciones de madera de la época colonial. La presencia europea en las islas fue efímera; apenas 96 años, pero dejó huellas profundas como la amplia comunidad hindú trasladada por los ingleses para trabajar en los campos. La capital de la isla es un ejemplo de ese impacto. El centro histórico se concentra en torno a la Catedral del Sagrado Corazón (Calle Pratt), una imponente construcción de piedra de principios del siglo XX que emula a las grandes catedrales europeas. Las casitas coloniales de madera (que recuerdan a Nueva Orleans) son comunes en las calles Gordon, Victoria y Scott, germen de la ciudad en 1877. Edificios como la Biblioteca Pública o la antigua Casa del Telégrafo (ambas en Victoria Parade) bien pueden valer un par de fotografías y un vistazo.

Al norte de la catedral merece la pena darse una vuelta por el Mercado Municipal (Harris Road) y, al sur, caminar junto al Parlamento situado junto a Albert Park.

El Museo de Fiji (Cakobau Road; Tel: (+679) 331 5944; E-mail: fijimuseum@gmail.com) merece una visita por sus impresionantes colecciones antropológicas centradas en las antiguas poblaciones de las islas y su historia. Increíble la sala dedicada a la navegación, con canoas antiguas y restos de las primeras exploraciones europeas. El museo está situado en un edificio de gran valor histórico y junto a los Jardines Thurston, que más allá de su valor estético como jardín botánico guarda algunos restos arqueológicos de la Suva anterior al establecimiento europeo.

LAS TIERRAS ALTAS DEL INTERIOR

La mejor manera de adentrarse en la exuberancia del interior de la isla es siguiendo el cauce del Río Wainikoroiluva, una serpiente de agua que, a medida que ganamos altura, se va encajonando entre paredes cada vez más altas y verticales. Una curiosa costumbre local, que se ha convertido en atracción para turistas, es hacer rafting tranquilo en tradicionales balsas de bambú llamadas bilibili. Otro punto imprescindible del interior de la isla es la Aldea de Navala (Acceso desde la costa norte) una auténtica población fiyiana con casas tradicionales y artesanía local de verdad. Es una de las mejores visitas que se pueden hacer en la isla más allá de las playas. Camino de Sigakota te puedes detener en las Cuevas de Naihehe un lugar histórico que fue escenario de las últimas ceremonias caníbales de la isla a mediados del siglo XIX y más hacia la costa el Fuerte de Tavuni.

BUCEO CON TIBURONES TORO

Si por algo había ido a Fiji era para bucear con tiburones toro uno de los buceos estrella en las islas, así que fui a Pacific Harbour un bonito pueblo en la Coral Coast, entre Sigatoka y Suva.

Me aloje con una familia local amables como todos los Fiyianos, preocupándose por mi bienestar y aconsejándome que se sitios visitar.

En cuanto estuve instalado fui a bucear dos dias con los tiburones toro en Bequa lagoon, cuatro inmersiones que aunque en un principio me parecieron algo caras luego vi que era debido a que llevábamos bastantes guías, que ejercían de buzos de seguridad con unas barras acabadas en un aro que usaban para desviar el recorrido de los tiburones que se centraban en acercarse demasiado.

Pulsar la foto para ampliar

En el lugar hay dos barcos hundidos, uno boca abajo que es donde llegas para posicionarte donde están los tiburones atraídos con sangre de pescado, y por una pared a la derecha vas a salir a un barco donde los tiburones tienen su refugio, allí me llevó mi guía, nos fuimos los dos sin el grupo rodeados de varios tiburones toro, una gran inmersión que siempre quedará en mi memoria.

Pulsar en la foto para ampliar

Cientos de fotos y videos, así que ya tengo trabajo de edición durante el invierno.

Bequa Lagoon es un buceo muy recomendable si te gustan los tiburones, en ningún lugar del mundo he visto tantos de ellos juntos en un mismo lugar, esto es debido a que aqui desembocan cuatro ríos y el tiburon Toro que puede vivir en agua dulce remonta el cauce de los ríos para desovar y las crias viven mas protegidas que en mar abierto así que este es uno de los mejores sitios del mundo para ver el Tiburon Toro.

Pulsar en la foto para ampliar

Por desgracia también aqui pude ver la huella que dejamos los humanos en el medio ambiente, algunos de estos bellos animales con heridas producidas por redes, aparejos de pesca anzuelos etc, es una pena que no nos acabemos de concienciar del daño que los humanos hacemos a este planeta.

Pulsar en la foto para ampliar

Ha sido un mes y medio  increíble en Fiji, me hubiera gustado ir a Ragiraki pero a mi pasaporte le faltan seis meses y diez dias para caducar y por esos misterios que algunos países no te dejan entrar si tienes menos de seis meses de pasaportes, y sin poder renovarlo en ninguna embajada española porque tardan mas de un mes en el mejor de los casos, y la embajada de Delhi ni contesta como siempre así que me voy de Fiji dejando pendiente volver, espero en poco tiempo.

Gracias por llegar hasta aqui.